Margarita, la prima del Rey Felipe que podría ‘reinar’ en Rumanía

El gobierno y el pueblo de su país la consideran su mejor embajadora. Ella ha sabido hacer de su parentesco con todas las familias reales de Europa una de sus mejores bazas

Martín Bianchi

La semana pasada, el Banco Nacional de Rumanía puso en circulación una nueva moneda de cincuenta bani -el equivalente a diez céntimos de euro- decorada con un retrato del rey Fernando I y una inscripción: “Unificador”. Se trata de un homenaje al monarca rumano, apodado “El Leal”, quien rechazó aliarse con Alemania y el imperio Austrohúngaro durante la Primera Guerra Mundial y, al mismo tiempo, consiguió expandir las fronteras de su reino.

Es la primera vez que un soberano de la dinastía Hohenzollern aparece en una moneda de Rumanía desde 1947, año en que se abolió la monarquía y se proclamó la república socialista. El rey Fernando falleció en 1927 y fue sucedido por su nieto, Miguel I, quien tuvo que lidiar con Hitler, Mussolini, Stalin, la Segunda Guerra Mundial, el desmembramiento de su reino, el auge del comunismo y, finalmente, el exilio.

Tras la muerte de Miguel I en 2017, su hija mayor, Margarita, se convirtió en la jefa de la casa real. Oficialmente, es “Guardiana de la Corona Rumana”, pero, a efectos prácticos, oficia de reina. Muchos ya la llaman “La Leal”, un guiño a su ilustre antepasado. Margarita nació en Lausana en 1949 y creció entre Italia, Inglaterra y Escocia. Estudió Sociología, Ciencias Políticas y Derecho Internacional en la Universidad de Edimburgo, y en los años 70 y 80 trabajó en organismos internacionales como las Naciones Unidas. En 1989, con la caída del régimen comunista, quiso regresar a su patria.

En estos veinte años, ha recuperado el tiempo que perdió la Monarquía durante el comunismo. El Gobierno rumano le encomienda viajes al extranjero, en los que actúa de embajadora y defensora de los intereses de su país. Su parentesco con todas las casas reinantes de Europa- es prima de Felipe VI y de Carlos de Inglaterra, entre otros– le abre muchas puertas. En su última visita a Madrid, por ejemplo, fue recibida por nuestros cuatro Reyes y tuvo un almuerzo privado con ellos en el Palacio de la Zarzuela. Doña Sofía adoraba a su padre, al que consideraba su primo favorito.

Reina viajera

En enero de este año, Rumanía asumió la presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea y la primera ministro Viorica Dăncilă decidió que Margarita realizara una gira europea. Junto a su marido, el príncipe Radu, visitó España, Dinamarca, Portugal, Francia, Croacia y Reino Unido. Los mandatarios que llegan a Bucarest también se reúnen con ella. El papa Francisco lo hizo en junio pasado durante su visita a la capital rumana.

Rumanía sigue siendo una república constitucional, pero Margarita es cada vez más respetada por las autoridades electas de su país: todos los años da un discurso ante ambas cámaras del Parlamento y mantiene reuniones de trabajo con los diferentes ministerios para discutir proyectos en materia social, educativa, sanitaria, diplomática y económica. Incluso hay escuelas públicas con su nombre. En junio de 2005 se inauguró la primera.

Al igual que otros reyes y reinas de Europa, la prima de don Felipe preside actos institucionales y tiene cargos honoríficos en organizaciones clave. Es presidenta de la Cruz Roja Rumana- acaba de ser reelecta por unanimidad- y Patrona Real del Comité Olímpico de su país.

Monarquía o república

En 2016, con motivo de los 150 años de la fundación de la Casa Real rumana y de la creación del Estado rumano moderno, la prestigiosa revista Sinteza de ese país publicó una encuesta sobre la Monarquía, elaborada por el Instituto Rumano de Evaluación y Estrategia (IRES). Los resultados fueron reveladores.

Casi dos tercios de los participantes consideraron que a Rumanía le habría ido mejor si se hubiera restaurado la Monarquía en 1989. Siete de cada diez encuestados no respondieron cuando se les preguntó cuál era la principal ventaja de la República. En cambio, todos coincidieron en que la principal ventaja de la Monarquía era su estrecha relación, literalmente sanguínea, con otras casas reales de Europa.

Sin embargo, Margarita está lejos de poder coronarse como Reina. En el estudio del IRES, se preguntó a la gente qué votaría en caso de un referéndum sobre la forma de Gobierno. El 62% respondió que optaría por quedarse con la República, y el 21% dijo que preferiría la Monarquía. El resto no supo qué responder.

Lasa un comentariu

© 2007-2019 Casa Majestății Sale Custodele Coroanei. Toate drepturile rezervate

Visits: 25851529
Familia Regală           Fundația Regală Margareta a României           YouTube          YouTube Filme          Facebook
Politica de cookie-uri    Politica de confidentialitate